© 2015 Fundación Caritativa Visión Latina

Noticias

LAS PROVISIONES DE DIOS.                                                                            Por: H. Engels.

El Señor desea nuestra felicidad y por lo tanto ha hecho provisiones abundantes para que el hombre pueda vivir sano y feliz todos los días de su vida.  En los primeros capítulos de la Biblia encontramos la información en cuanto a la creación del universo. Dios lo creó de tal manera para que todo ser viviente pueda disfrutar de sus abundantes provisiones. Refiriéndose el Señor Jesús a algunos de dichas provisiones dijo: "... para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre los malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos".(Mateo 5:45)  A pesar de la ingratitud persistente de muchos seres humanos, Dios sigue mostrando su amor y bondad a todos, dando por ejemplo el "sol" y la "lluvia". Estas dos cosas ayudan a su vez a la agricultura para que el hombre pueda asegurar su alimento. Hasta los pájaros disfrutan de aquella providencia divina. El Maestro lo afirmó al decir: "Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre Celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?". ( Mateo 6:26)  Las provisiones de Dios están disponibles a favor de todos los seres creados. ¿No ha provisto Dios abundante tierra fértil en este país con semillas y suficiente material humano para poder sembrar?  Dice la Biblia: " ... el provecho de la tierra es para todos: el rey mismo está sujeto a los campos". (Eclesiastés 5: 9).  Ojalá que los dirigentes del país captaran esta sencilla recomendación bíblica para el provecho de todos en el día de mañana. Dios nos ama y desea que aprovechemos todas sus maravillosas provisiones. La provisión más impresionante ha sido "su Hijo Jesucristo".  Refiriéndose a esto el escritor de la carta de los hebreos dijo: " ...el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas".(Hebreos1 :2,3 ) El Señor Jesús no solamente "sustenta todas las cosas" sino también nos  abrió una fuente de perdón " al morir por nosotros en la Cruz del Calvario. Jesús es la provisión más grande de nuestro Padre Celestial. Como pastor evangélico le  recomiendo aceptar a Jesús, orando esta sencilla oración: "Amante Padre Celestial, ahora mismo acepto a Jesús como mi Salvador personal. Perdóname todos mis pecados y ayúdame a vivir como tú lo deseas. Te lo pido en el nombre de Cristo, Amén". Dios le bendiga.